25 agosto 2007

¡Su guía, en el cielo!

Cual guía de navegantes perpendicular a sus miradas puestas en el cielo, con sus cuerpos tendidos horizontalmente sobre la arena, la Osa, perpetua sin abandonar su lugar.

Hélice, nodriza de Zeus quién la elevó al firmamento, les señala el camino. Quizás ese camino a recorrer individualmente, cuando conozcan lo por conocer.

La noche es preciosa, el aire cálido y el agua está fría.

La conversación discurre calma, existe un orden en la emisión, transmisión y recepción, de ida y vuelta. Pura y llana comunicación en sintonía, que se percibe hasta en los silencios.

Más allá en la lejanía, luminosidad. La atención la reducen a su propio espacio, tan sólo a si mismos, observándose con admiración y sumo interés.

¡Su guía, en el cielo!

Baldo
15. RGPI 03/2010/530

No hay comentarios: