08 septiembre 2007

El rincón

No se como llamarle, creo que la palabra es saudade, todo el día acordándome de ti. Tendré que acostumbrarme, si ese es mi rincón.

Suena bien, en este rincón solitario hasta que encuentre acomodo y pueda superar esta dolorosa saudade. Te entretienes haciendo cosas, pero siempre hace falta contar con alguien y ese alguien es lo que de una manera fugaz ha de aparecer para que todo vaya bien. ¿Qué fácil, no?, ahora habrá que verlo.

La araña está dando lata, puse todo perdido y hube de echar mano de la aspiradora para eliminar virutas que llenaron la alfombra y los lugares más recónditos, y eso que tan solo he sacado la corteza de la madera. El cuadro está casi rematado. Estaba a punto de llamar para salir y... surgió otra llamada, la noche está que se sale así que, me salgo yo también.

Ah!, el gatito no ha aparecido, los niños están tristes.

Se me olvidaba decir que los tomates maduros, estaban muy ricos y el queso superior.

De todas formas estoy deseando saber cual es... el rincón, para por fin situarme.

Baldo
29. RGPI 03/2010/530

No hay comentarios: