25 abril 2009

2* Te sueña...

Ibas con tu blusa blanca, notó tu andar nervioso, ese que te sale cuando sabes que te están mirando... De perfil, un moflete impedía ver tu nariz, solo algunas veces cuando dejabas de reír. ¡Siempre estas tan contenta!

Por teléfono tu voz era segura, símbolo inequívoco de que todo va muy bien... Sueña contigo algunas veces, te pregunta cosas sobre los momentos que ya han quedado atrás, cuando te empeñabas en no ser feliz, ¿recuerdas?... Le hablas con franqueza, has tratado de esquivarlo en vano, ha tenido que ser él, como siempre, quien escenificara el drama para simular poner atajo al desenfrenado amor que no tiene fin... Te ama con la boca tapada, con los ojos vendados, atado de pies y manos, debajo de las piedras... Te seguirá amando cuando no exista nada, cuando nadie se preocupe ya de nada... Porque siempre estará ahí, igual que tu estás para siempre, delante y detrás del tiempo...

Anochece, se nota fresco, es parecido al escalofrío que sintió cuando un beso suave, tuyo, rozó sus labios, seguido de una mirada pilla, adornada de una pícara sonrisa, con los ojos entrecerrados, irónicos, buscones... ¡Claro!, pasando esas cosas, viviendo esos momentos, no es extraño que perduren, que sobrepasen los tiempos, las distancias, la vulgar realidad de algunos, lo lejano o lo próximo, más allá de todo... Permanece la memoria, en ella el recuerdo trae la presencia, que desencadena un sollozo feliz, es el deseo...

Te sueña...

Baldo